Reseña: Everon Protector Labial de Weleda

Weleda Everon

Everon Protector Labial de Weleda

Este año me autoimpuse la norma de gastar sólo un bálsamo a la vez, en lugar de comprar y tener abierto uno en el bolso, uno en el lavabo, uno en la mesilla de noche, como solía hacer…  sin embargo, el Everon Protector Labial de Weleda casi me empuja a romper mi regla y salir a buscar otro cuanto antes, sin esperar a que acabe.

No lo hago porque quiero terminarlo y reciclar el envase, de modo que al menos una parte del sacrificio no haya sido en vano, y sé que si compro otro, este se quedará arrumbado y olvidado sin oficio ni beneficio…

Éste bálsamo lo compré hace meses en sustitución de mi preferido de todos los tiempos, el Benecos Bio Lippenbalsam, que el día que fui a comprar no lo tenían, y como me hacía falta opté por éste, que tenía una lista de ingredientes de lo más atrayente, al menos sobre el papel: jojoba, karité, cera de abeja y ceras vegetales, vainilla… mmm. Los bálsamos vainilleros son mi debilidad.

Weleda Everon

Ingredientes: Simmondsia chinensis (jojoba) seed oil, Beeswax, (Cera alba), Butyrospermum parkii (shea) butter, Euphorbia cerifera (Candelilla) wax, Vanilla planifolia fruit extract, Rosa damascena extract, citronellol, Benzyl alcohol, Geraniol, Citral, Eugenol, Farnesol. Ver análisis en CosDNA.

No obstante tanta seducción desde la distancia, desde el primer momento que lo usé fue antipatía mutua a primera vista, aunque mi opinión (y este bálsamo) se suavizó un poco tras un tiempo de uso regular. Sigue sin gustarme demasiado, aunque hicimos un poco las paces alrededor del verano.

Weleda Everon

Aún le queda todo esto… ¿por qué no te acabas? Yo no te quiero y tú a mí tampoco ¿qué es lo que te impide continuar tu camino hacia la luz???

¿Los motivos? Es duro, muy céreo y por lo tanto difícil de extender bien, de modo que tengo que arrastrarlo por los labios; bueno, al hacerlo así me deja los labios de un tono rojizo natural, todo hay que decirlo, y es cierto que aguanta bastante puesto, incluso tras comer y beber. Por otro lado, no lo siento tan hidratante y nutritivo como otros bálsamos que he usado, y la fragancia rosa-vainilla que tiene es bastante regulera.

En los meses cálidos este protector labial se vuelve algo más dócil, pero si continúa con vida ahora que el frío ha llegado para quedarse, preveo que el abandono será inevitable. Y es que encima, es interminable como una mala relación, o como una conversación con esa tía de cierta edad tan pesada, parlanchina y cursi que te acorrala para contarte su vida y la del prójimo: llevo meses aplicándomelo diariamente dos o tres veces al día, y aún no lo he podido acabar del todo. Nunca más.

Mi puntuación para este producto: 3 puntos.

1 punto: ¡No! Nunca más, ni aunque me lo regalasen, o me pagasen para usarlo.
2 puntos: Dejé de usarlo tras el período de prueba y es muy improbable que lo compre otra vez. Podría ser justo lo que buscas, pero a mí personalmente no me sirve en absoluto.
3 puntos: Ni frío ni calor. Terminaré el envase que compré, pero dudo que repita. Podría ser justo lo que buscas, pero a mí no me ha servido de mucho.
4 puntos: Me gusta. Está bastante bien y cumple su función. Es posible que repita, si no encuentro algo que me guste más.
5 puntos: ¡Lo adoro! Cumple su función de maravilla, es un placer usarlo, y se ha ganado su sitio en mi rutina de belleza.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Leave a Reply

Be the First to Comment!

¡Gracias por comentar!

wpDiscuz