Brochas ovales de Bifull y base Kat von D Lock It

brochas ovales de Bifull y base Kat von D Lock It

Brochas ovales de Bifull y base de maquillaje Kat von D Lock It.

Tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe… muchas de las cosas que se ponen tan de moda en las RRSS acaban por cansarme rápido, y sin embargo las brochas ovales me llamaron la atención desde el primer momento, hasta que por fin me hice con este set de brochas ovales de Bifull Profesional.

Brochas ovales de Bifull

Brochas ovales de Bifull Profesional BROV

Por lo general, éste parece ser uno de esos productos algo polarizantes en la blogósfera beauty, en el sentido de que a muchas usuarias se han lanzado a por este formato “cepillo” y están encantadas, y otras en cambio no les hace nada de tilín este invento brochil.

Yo soy de las primeras – #TeamOval – y después de probar estas brochas concluyo que me apetece pillar alguna más: son cómodas y me gustan para una variedad de usos, para polvos, colorete, corrector, sombras… a las mías les estoy dando bastante caña.

Con estas brochas ovales de Bifull en particular estoy muy contenta: el set que compré para probar trae dos brochas, una de tamaño mediano para colorete o contorneado, y una más pequeña como para corrector, iluminador o sombras (si eres ojona como yo, supongo).

El cuello es algo flexible, que me parecía algo raro al principio, pero no dan sensación de fragilidad, el plástico del mango se siente resistente. El pelo de la brocha es de nylon, muy finito, muy denso y suave, de modo que recoge y reparte bien el producto en la piel, y deja un buen acabado al aplicar y difuminar; además se lavan bien y se secan rápido.

¿Volvería a comprarme más brochas ovales de Bifull? Sí, es probable que me haga con alguna más; a las que tengo les doy los 5 puntos completos.

base de maquillaje Kat von D Lock It

Base de maquillaje Kat von D Lock It en Light 45 Warm

Base de maquillaje Kat von D Lock It

Aparte de BB creams, que últimamente he estado usando más, no he vuelto a usar base líquida en unos 11 años o así, desde que descubrí las bases minerales en polvo, y desde entonces, no quise saber más de las otras.

Pero, mi piel no es ya lo que era hace 11 años (¡¿como ha ocurrido esto?! ¿en que momento?!). El caso es que mi producción sebácea, antes imparable, se va reduciendo, y más en invierno, así que la base en polvo no me queda muy bien tras marcharse el verano y bajar el índice de humedad.

Además, por la razón que sea, me fijé en esta base de KvD durante un paseo por Sephora, y no sé por qué: nunca me había llamado demasiado la línea de maquillaje de Kat von D, y jamás había probado nada de esta marca. Aún así, coincidió que se me venían encima varios eventos de trabajo, y quería ir arreglada para pasarme varios días conociendo y hablando con clientes.

La vendedora de Sephora me advirtió que esta base podía ser un poco difícil de trabajarla, como pasa con muchas bases cubrientes, y recomendó llevarme la prebase de KvD para que fuera más fácil de aplicar y de llevar. Cosa que no hice, aunque había visto la misma recomendación online, pero esta base no me parece difícil de aplicar y difuminar sobre mi protector solar.

Pero bueno, al lío…

base Lock It de Kat von D

Claims al dorso del envase: “duración 24 horas”… bueno, eso es como lo de los desodorantes 24 horas, ay de quien lo crea… pero sí, encuentro que una jornada entera si que dura. “Cobertura completa”: Sí. “Acabado mate, transfer-resistant”: sí a lo segundo, no a lo primero.

Cosas que me gustan más de la base Kat von D Lock It

Como dije antes, es una base bastante cubriente, y un pelín de producto llega bastante lejos. Así que aunque no sea una base precisamente barata, me va a durar bastante tiempo.

El envase con dosificador hermético: higiénico y ayuda a conservar el producto mejor por más tiempo; además, es fácil de sacar sólo la cantidad que necesito (insisto, un pelín). El envase es también bastante sólido, capaz de resistir una ruta de vuelo interminable y numerosas caídas al suelo de mi casa.

Cuando las estrellas están correctamente alineadas, y no tengo la piel deshidratada, esta base me queda bastante bien y me gusta: la piel se ve tersa, jugosa y con buen aspecto, sin dejarme eso que llaman las beauty bloggers de habla inglesa “cara-tarta”, es decir, el careto visiblemente recubierto de glaseado de repostería.

Cosas que me gustan menos de esta base

El acabado muchas veces, es que no me acaba de convencer, no termina de ser del todo fiable en varias ocasiones… como dije antes, me apetecía tener en el poti-arsenal algo un poco más heavy, para días en los que viene bien cubrir cualquier granillo o rojez impertinente, sin tener que estar enredando con corrector, o pensar en retoques a lo largo del día. En ese sentido, el producto cumple con lo que yo buscaba.

Aún así, otras cosas de la Kat von D Lock It me dejan un tanto fría. La principal, el hecho de que se supone que debe ser mate, pero por alguna razón acabo con brillos en la cara al cabo de un rato. Los brillos los quito con papel y arreglao, pero aún así… actualmente, un poco de brillo en la cara no me molesta como antes, pero unos años atrás, esto para mí habría sido toda una faena.

Base Kat von D Lock-It INCI

Dimethicone, Aqua, Phenyl Trimethicone, Trimethylsiloxysilicate, PEG/PPG-18/18 Dimethicone, Aluminum Starch, Octenylsuccinate, Butylene Glycol, Isononyl Isononanoate, Silica Silylate, Dimer Dilinoleyl Dimer Dilinoleate, Dimethicone Crosspolymer, Isododecane, Glycerin, Sodium Chloride, Methicone, Polysilicone-11, Glyceryl Caprylate, Sorbitan Sesquioleate, Trihydroxystearin, Calcium Carbonate, Potassium Sorbate, Methylpropanediol, Caprylhydroxamic Acid, Disodium EDTA. Puede contener: CI 77491, CI 77492, CI 77499, CI 77891. Fabricado en Italia. Ver análisis en CosDNA.

Y ahora es cuando alguna fangirl de Kat von D que esté leyendo esto diga: “pero esta tía es tonta, con lo fácil que se arregla eso con polvos matificantes…”, pues no queridas mías, no.

Al hacerlo así queda bastante bien al principio, pero al avanzar el día, me caen al menos once años más al rostro, pero once años mal vividos: el maquillaje se me cuartea, se reseca, queda polvoriento y artificial… por alguna razón, no le sienta nada bien a mi piel sellar este maquillaje con polvo, así que no lo hago.

Volviendo a lo del efecto caratarta: no recomendaría esta base para novatas poco acostumbradas al maquillaje, ya que al empezar a usarla es fácil pasarse aplicando, y parecer que te has maquillado con llana de albañil. Que se puede trabajar y difuminar fácilmente para que quede bien ¿pero quien tiene tiempo para ponerse a eso?

¿Volvería a comprarme la base Kat von D Lock It?

Probablemente no: no es que no me guste, pero tampoco me entusiasma. La uso con mucha frecuencia, me parece útil y me alegra tenerla a mano; desde luego pienso acabarla, pero en resumen, le doy 3.5 puntos.

1 punto: ¡No! Nunca más, ni aunque me lo regalasen, o me pagasen para usarlo.

2 puntos: Dejé de usarlo tras el período de prueba y es muy improbable que lo compre otra vez. Podría ser justo lo que buscas, pero a mí personalmente no me sirve en absoluto.

3 puntos: Ni frío ni calor. Terminaré el envase que compré, pero dudo que repita. Podría ser justo lo que buscas, pero a mí no me ha servido de mucho.

4 puntos: Me gusta. Está bastante bien y cumple su función. Es posible que repita, si no encuentro algo que me guste más.

5 puntos: ¡Lo adoro! Cumple su función de maravilla, es un placer usarlo, y se ha ganado su sitio en mi rutina de belleza.

 

Leave a Reply

Be the First to Comment!

¡Gracias por comentar!