Olores de otoño: Versace Blue Jeans y Abel Cobalt Amber

Versace Blue Jeans EDT y Abel Cobalt Amber
Versace Blue Jeans EDT 75 ml y Abel Cobalt Amber 15 ml

Tras un parón bloguero que era justo y necesario, aquí estoy de nuevo… ¿duraré por aquí? No lo sé, eso depende de mi musa potinguil, que tan pronto me empuja a hacer borradores como me dice “na, deja eso para luego y ponte a limpiar” (¿No os pasa que os da por a limpiar y ordenar la casa, el armario, las brochas y todo eso, sólo cuando es preciso hacer otras cosas?).

Pero bueno, a lo que venía yo, que era hablaros de mi obsesión recurrente por los perfumes: hace tiempo que me ha dado por ahí más de lo habitual, que no era poco, y hoy os cuento mis impresiones sobre dos que me han tenido enganchada, Versace Blue Jeans y Cobalt Amber de Abel Odor.

Versace Blue Jeans eau de toilette
Versace Blue Jeans eau de toilette.
Versace Blue Jeans

Versace Blue Jeans es para mí una de esas fragancias “máquina del tiempo”: al olerla de nuevo tras muchos años, me recordó de inmediato a un niño de mi cole que me gustaba, y que usaba esta colonia (en mi época, de los chicos que usaban colonia, aproximadamente la mitad llevaba ésta, y la otra mitad Acqua di Gio de Armani o eso me parece… alguno más rebelde y malote también llevaba Le Male de Gaultier).

La cosa es que a estas alturas ya he olvidado el nombre de mi gran amor de juventud, pero aún asocio Versace Blue Jeans a buenos recuerdos y días de despreocupación, y olerla me pone de buen humor. Tampoco me parece una colonia agresivamente masculina, y eso que mis perfumes preferidos suelen ser los típicos florales femeninos sin concesiones.

Versace Blue Jeans es una fragancia más bien dulce, pero no hasta el punto de resultar empalagosa, incluso en lo más tórrido del verano, probablemente por las notas cítricas y la nota de lavanda, muy marcadas, y porque el punto dulce viene de la vainilla o haba tonka en la fragancia (no tengo muy claro cual), por lo que no se siente tan dulzón; me parece tan ponible en pleno verano como a principios de otoño.

Mi único problema con esta colonia es su duración: en mi piel apenas pasa de las dos horas, cosa que en una colonia fresca de verano tampoco me importa mucho, y por 20 euros que me costó, tampoco voy a pedir peras al olmo.

En resumen, aunque me gusta por sí misma, y no solo por el factor nostalgia, dudo mucho que vuelva a por otro envase de Versace Blue Jeans una vez acabe éste, más que nada porque no soy de tener una «fragancia propia» y de usar el mismo perfume durante mucho tiempo.

Versace Blue Jeans INCI
Abel “Cobalt Amber” eau de parfum

Casi dejo este perfume en la tienda donde lo compré en Ámsterdam, hace un año… de hecho, tras probar varios (menos el que iba buscando, Red Santal de la misma casa) me marché con otra cosa, y fui a por un tentempié antes de seguir de turisteo.

Y no tiene nada que ver, pero I ❤️ Amsterdam.

Durante ese rato, me di cuenta que ese perfume que no me había dicho nada al olerlo “recién exprimido”, en mi piel se había transformado en un ámbar bello y sutil (imaginadme en la cafetería olisqueándome el brazo, mientras alguno en las mesas cercanas seguramente me miraba de reojo… ). Así que pagué mi café y mis pannenkoeken, y regresé rauda a por el Cobalt Amber.

Aún sigo pensando que este perfume no me resulta especialmente atrayente al momento de rociarlo, y probarlo en una tira de papel no le hace justicia para nada. Cobalt Amber de Abel necesita unos minutos de calor corporal para empezar a mostrar lo mejor de sí.

Esta no es una fragancia linear: abre con pimienta rosa muy potente (me encanta), y en mi piel evoluciona a ámbar y haba tonka; es también perfectamente unisex, creo que hasta para un olfato más conservador y acostumbrado a la dicotomía “perfumes para ella / para él” sería ponible en la mayoría de casos. A mí la combinación me resulta vivaz y reconfortante a la vez, para otoño me parece perfecta, o incluso para la noche en primavera/verano.

Abel Cobalt Amber eau de parfum
Abel Cobalt Amber eau de parfum

Al aplicarlo no se siente que tenga mucha proyección, pero las personas que tengo justo al lado sí lo notan, aunque no esperéis una bomba de fragancia; no es como tantos perfumes de ámbar que envuelven a quien los lleva en un nubarrón de olor. Si sois de aromas más sutiles y discretos, de éstos que el otro (u otra) se tenga que pegar para husmearte el cuello o la muñeca, éste es ideal en ese sentido.

En cuanto a la duración, la intensidad baja bastante tras pocas horas: si me lo pongo temprano por la mañana, a la hora de comer apenas lo siento… pero curiosamente, pasadas esas horas lo que queda se resiste a irse, porque al final del día, o incluso al día siguiente, si me lo he aplicado la noche anterior, aún percibo trazas del aroma.

Por último, para quienes estén preguntándose dónde probar esto, Abel es una casa de perfumería nicho (no os asustéis, que aunque los precios sí están por encima de los habituales en las perfumerías de siempre, no es astronómicamente cara… no todas las casas nicho lo son), así que si os da curiosidad podéis:

a) aprovechar algún paseo por Ámsterdam, donde esta marca tiene su sede; 

b) pedir un kit de muestras en la web de Abel, que es lo que habría hecho yo si no me hubiera surgido este viaje, 

o c) si tenéis la suerte de tener a mano alguna perfumería o boutique especializada en este tipo de marcas más raras, echad un paseo por ahí (cosa impensable donde vivo; perfumeadictos en MAD y BCN, aprovechad).

Abel Cobalt Amber INCI

Y por ahí ¿sois de perfumes como yo? ¿Cuáles os han gustado más últimamente? ¡Contadme en los comentarios!

¡Gracias por comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

newest oldest most voted
Diana
Guest

Es que el tema del olfato es muy curioso, me has hecho sonreír con blue jeans por algo parecido : )

Alicia
Guest

¡Hola de nuevo por aquí! Me temo que a mi no me pasa eso de «deja eso y ponte a limpiar» nunca, jeje, pero entiendo el concepto de querer hacer otras cosas además del blog. Durará lo que dure, yo encantada de verte! Los perfumes me gustan, pero no estan en mi lista de prioridades, aunque esta bien descubrir lo que nos traen las pequeñas marcas, y en formato pequeño, para poder probar.
Gracias por el post y todos los recuerdos que te trae – aún tengo que ir a Amsterdam!
Un besote y feliz finde!